Venus in furs

Afrodita no viene del mar;
yo la conozco [bueno, no]
y sé que tiene alma de pájaro.
Por eso protege su rostro
con una máscara de plumas de colores
y te lleva en volandas por las colinas
del Parnaso en plena tormenta.

Os han engañado a todos,
no es cierto que las estaciones la vistieran;
yo la he visto [bueno, no]
desnuda y adornada únicamente
con collares de palabras.

Afrodita fuma a escondidas de sí misma
y con los anillos del humo
de un sólo cigarro te encadena
para siempre.
Sueña con volver a Chipre
y le reza a un ser humano
porque un día tuvo una revelación.

No habéis entendido nada de la historia;
el jardín sólo era el lugar de la cita,
la raíz que late a través de los siglos.
Allí Alicia, Alejandra, Ana [bueno, no],
Afrodita.

Anuncios

Un comentario en “Venus in furs

  1. Cada vez que leo una entrada de este blog debo leerla detenidamente, 3 o más veces, me encanta esa sensación de profundidad que me aporta, esa sensación de que se te escapan los detalles, y finalmente adoro su belleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s