El oasis

No es azulada la fiebre que acompaña
los oasis que me nacen en los ojos.

No es azulada, solamente grave y pesada
como el latido de un corazón amnésico.

Anuncios

4 comentarios en “El oasis

  1. Desconozco el motivo, pero la sensación que me deja es muy parecida a la que se supone que uno alberga en la última fase de la depresión, justo cuando desnudamos el cuerpo a la melancolía.
    Ojo, no quiero decir nada más allá de que desde mi simple punto de vista, has creado una imagen muy poderosa.
    No se si sería tu principal prioridad, pero solo quiero comentar lo que soy capaz de apreciar, que como no, siempre es limitado.
    Un saludo!

    • Me parece muy interesante tu aportación; no lo había visto desde ese punto de vista, pero es cierto que el poema tiene algo de sensación de arrastre, de andar con peso, de cansancio acumulado, que puede asemejarse supongo a una fase tardía de una depresión.

      Si no rula el Prozac, por lo menos que rule la poesía :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s