El palacio

He estado escarbando en la arena, escarbando con palabras, eligiendo para la tarea las más resistentes, las de material inoxidable, las que tenían forma de cuña. He dejado las que son como cuencos para el final, para cuando el cansancio asome y tenga que vaciar el lenguaje a toda prisa, arrodillada ante las letras que rebosen y amenacen con hundir la embarcación que nos mantiene a flote. Pero he escarbado. Y lo he hecho hasta chocar contra los muros rojos de un palacio. Ahora me dejo las uñas para trazar su contorno y dibujarlo en un papel transformado en mapa del tesoro. Invento sus fronteras, e igual que haría un niño con una marca de tiza juego a poner un pie dentro y otro fuera y esperar el abrazo o la regañina.

Anuncios

14 comentarios en “El palacio

  1. A mi juicio, es una genuina muestra del proceso de creación.
    Has construido, no solo fronteras, sino además, una alegoría muy hermosa.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s