Hola, soy yo

Hola, me llamo Anna y soy estúpida. No siempre me llamo Anna pero nunca dejo de ser estúpida. A veces respondo al grito de Estrella, Vampira, Señorita. Hasta Cielo cuando la cosa se pone amigable. Pero respondo como la estrella estúpida que soy, la vampira estúpida, la señorita estúpida y el cielo que más que cielo es intemperie. ¿No os ha pasado nunca? Ser estúpidos, digo. ¿No os ha pasado nunca salir corriendo desnudos con los brazos abiertos al sol para sentir el calorcito en todo el cuerpo y volver a casa con quemaduras de segundo grado? ¿No os ha pasado no sólo una vez, sino dos y tres y las que vengan? ¿No os habéis zambullido nunca en el mar, muertos de sed, para beberos todo el agua? Y ¿a qué está salada, estúpidos, y da más sed? Pues eso. Yo soy la estúpida que conoce la respuesta que no quiere escuchar pero repite la pregunta una y mil veces. La alérgica al polen que se pasa las tardes confeccionando ramos de flores. La que habla del silencio a gritos. La que cuando recibe un mail con asunto “Instrucciones para activar su cuenta” todavía espera encontrar un cuento de Cortázar. La muy estúpida. Soy la que no entiende que no es no, que no decir sí también es no y que el silencio aún más no. Soy yo, encantada.

Anuncios

18 comentarios en “Hola, soy yo

  1. Hola, soy yo
    Soy el de las manos sudorosas, el que tiene tanto que decir y se escuda en escritos con el corazón por delante. El estúpido al que se le fueron las palabras y ahora canta en voz baja. Soy el de las penas nocturnas, el pendejo que por defender su alma perdió y ahora es un fantasma… Un feliz fantasma.

    • ¿Tienes muchos sustos en la manga, fantasma? La literatura es un buen escudo y tras él se puede cantar en voz baja y también a gritos, así que ¡a seguir! Te leo ;)

      • Busco sanarme del espanto, todos los días hago oraciones fallidas a santos invisibles; mi alma que pena sólo tiene espacio para estos sustos, sí, debajo de las mangas, dentro de las ropas y sin ellas; a escribir hasta que la paranoia se vuelva galopante, incesante.

  2. Hola, soy un saco de defectos e inseguridades que todavía cree en la generosidad del ser humano y sufre cuando constata que se equivoca. Soy una estúpida más que piensa que amor con amor se paga e invoca al ente superior que reside en cada uno, a sabiendas de que dios no existe. Aunque la mayor estupidez de todas es la que manifiesto cada vez que publico un escrito: Sentir que nací para ello y que mis letras navegan bajo los dictados de la luna, esa que se funde conmigo misma.

    • Al leerte me ha venido una frase de Carlos Chaouen: “No hay mejor modo de no deber nada que dando todo lo que haya que dar”. Hay que creer. En lo que sea: lo humano, lo divino, la literatura… ¡creer lo peta! :P
      Gracias por dejar (tu) huella.

  3. Hola, Anna; enhorabuena por contribuir con tu participación desinteresada al crecimiento del grupo minoritario “Estupidez HumAnna”. No quisiera recordarte aquello de “mal de muchos…” pero tienes que saber que el ser estúpida -o estúpido, tampoco hay excesiva diferencia- es consustancial al ser humano. Otra cosa es ser consciente o inconsciente de ello.
    Tú, reciente minoritaria, has llegado a la consciencia con demasiada antelación y eso, puede ser bueno o puede ser malo; por lo pronto despídete de incluir tu nombre en las listas de ningún partido político… mientras existan elecciones. Para eso hay que formar parte del grupo humano mayoritario “Estúpidos Inconscientes”.
    Un abrazo

      • De la estupidez no, mujer; tal vez de la consciencia de ella. Aunque no sé que puede ser más pesado de llevar; lo más arriesgado, desde luego, creo que es la consciencia. A ver que te parece este fragmento de “Mujeres que corren con los lobos”: “La luz puede distinguir las capas de la personalidad, las intenciones y los motivos de los demás. Puede distinguir la consciencia y la inconsciencia en el yo y en los demás. Es la varita mágica de la sabiduría. Es el espejo en el cual se perciben y se ven todas las cosas… Pero a veces sus informes son dolorosos y casi no se pueden resistir…”
        De todas las maneras… siéntete orgullosa de sentirte. No todos los humanos tienen ese privilegio.
        Un fuerte abrazo

  4. He padecido muchas veces de ese mal…

    Por otro lado, me encantó la sutil referencia a Cortázar :) de muy buen gusto.

    He padecido muchas veces de ese mal…y he recaído…

    “¿cómo nos rehabilitaremos?” ;)

    Saludos desde Ecuador :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s